LOS RUEGOS DE LOS NIÑOS

LOS RUEGOS DE LOS NIÑOS

“Las casas no deberían arder.
Ni deberían conocer los bombarderos.
La noche debería ser para dormir.
La vida no debería ser un castigo.
Las madres no deberían llorar.
Nadie debería matar a otro.
Todos deberían construir algo.
Ahí se puede confiar en todos.
Los jóvenes tendrían que lograrlo.
Los ancianos igualmente”

BERTOLT BRECHT, Alemania (1898 –1956)
Traducción Germain Droogenbroodt – Rafael Carcelén