FRÍO Del negro mar de alquitrán se eleva La luna. Debería ahora  Encontrar su refugio mi venerado  Corazón. De no ser así, lloriquea el anhelo Su sueño perdido