656 | Los recuerdos no pertenecen a nadie | Paolo Valesio, Italia

Foto de Germain Droogenbroodt, Santa Maria Navarrese, Sardinia


Los recuerdos no pertenecen a nadie

Una amiga le estaba contando
cuando el ataúd de la hermana entró en la iglesia
y “en ese preciso instante” un rayo de sol
desde el cielo (¿era primavera?) hasta entonces nublado
partía el pasillo en dos.

Ayer (tras varios años), en otro lugar y en otra ciudad
esto le vino a la cabeza cuando
la iglesia iluminada (velas, candelabros, sol de verano)
en cambio, al mediodía, de pronto oscureció
─ el paso de una nube ─
“justo en el momento” en que el disco blanquecino
se elevó por encima del cáliz y hacia la cúpula.

¿Y dónde terminará este recuerdo en unos días?
En la región media y común
en algún lugar del mundo
donde las almas dejan sus desechos;
pero de vez en cuando, arrepiéntete,
regresan por un momento.

Paolo Valesio, Italia (1939)

Traducción Germain Droogenbroodt – Rafael Carcelén