ETERNO

ETERNO

A veces sueño

con mi padre en nuestra última llamada.
Dijo: “Te estaba esperando”.
Y me quedé aliviado
por llamar a tiempo,
aunque fuese nuestra despedida,

y fuese breve,

pero tan larga como la eternidad:
eterno como los techos habitualmente mojados

y los húmedos días de Shahi *,
eterno como los campesinos
que labran para sembrar semillas,
y ablandar y rastrear la tierra
cada primavera.

SEPIDEH ZAMANI, Irán

Traducción Germain Droogenbroodt – Rafael Carcelén
(10 de marzo de 2012, Maryland, EE.UU.)
*Shahi: una ciudad en la provincia de Mazandaran, Irán